Este es un experimento interesante para un lego de los blogs, es decir, yo. Muchas veces pensé en que quería escribir, emocionar, tal vez compartir conocimientos, pero es como una de esas mil cosas que uno piensa que va a hacer mientras crece, como ir a las olimpiadas a competir en gimnasia artística cuando tu mayor arte gimnástico consiste en hacer una maroma tipo rueda y sobre el pasto, por si no te sale, caigas en suavecito… hay muchos sueños o actividades que se quedan en el tintero, sencillamente porque las olvidamos o porque no pusimos suficiente empeño en conseguirlas. Mafalda supo muy bien que esto le podría pasar, así que antes de saber leer y por supuesto, menos escribir, ya le decía a Felipito que le anotara cosas, ideas y pensamientos que no quería olvidar cuando fuera mayor; y qué decir de cuando planeó su vida con un gis sobre el piso de su casa sobre el cual su mamá pasó y le echó a perder su viaje a Japón. Hay quienes saben lo que quieren de la vida. Pues bien, no he escrito un libro, aún, pero espero que conocer los vericuetos de crear una página web –sobre la cual aún estoy aprendiendo– y tener un espacio propio de expresión, me ponga en el camino correcto para algunos de los planes que he dejado en el tintero.

Supongo habrá tantos blogs como usuarios de cuentas de correo, o incluso me quede corta, no sé de dónde podría sacar alguien tiempo para saber de todos ellos, pero también asumo tendrá que ver con el contenido que se busca. Así que tal vez no haré la diferencia para nadie, pero la haré para mí, sumergiéndome en nuevas aguas de conocimiento, tecnológico, y creo practicidad. Algo nuevo se debe aprender cada día.