Hace algunas semanas conocí a todo un personaje, una señora muy cotorra y divertida. Una colombiana-catalana-barcelonesa-casicostarricense muy ciudadana del mundo y con la que me puedo reír a gusto de todo y de todos. Podría decir que incluso me salvó de sufrir penurias circunstanciales en cierto viaje, en el que precisamente nos conocimos. Ahora mismo debería de leer esto y darle risa que lo comente. Y sí, lo hago porque se me ocurrió decirle que tenía un blog🙂
Lo hago porque recién me enteré que ha publicado un par de libro y escrito unos cuantos más –como doscientos dijo ella, habría que ir a contarlos–, lo cual me hace admirarla, porque alguien que no sólo tiene la iniciativa, sino también el empuje para lograr algo así –novelillas, me dijo– merece mi aplauso. Ya veremos cuando los lea. No se salva.
Mientras tanto espero que cuando menos le haya podido arrancar una sonrisa mientras se entretiene leyendo un poco de lo que ésta indisciplinada-intento-de-escritora-sensiblera intenta compartir con sus amigos y familiares.
Bona nit Cole!