Esda gdipa que do sabe de cadegodías y esdadus.
En fin que la ventaja de escribir es que no necesito del aire que circula a través de mi nariz y boca y se encuentra con un pequeño obstáculo llamado gripa, situación en la que de pronto uno puede sentirse tan mal que hasta reírse duele. Pastillas? remedios caseros? reposo? caldito de pollo? mil y un remedios y medicamentos que se pueden utilizar para combatir la gripa, pero una vez que te da, o la cortas y medio te sientes mal (porque eso de que te alivia como tantos pregonan, nuncamente), o la soportas y la dejas transitar por tu cuerpo para no volverla a ver hasta un año después, si tienes suerte, claro (porque la famosa vacuna tampoco te garantiza nada y habla la prueba número 1, su señoría).
Ah! pero es que además, si tienes a tu mami por allí cerca o alguien que te cuide, pues bueno, con más ganas te da, o acaso no sufrimos todos de “mamitis” en este mundo? podemos ser David o Goliat, pero apenas nos da algo parecido a gripa estando solos pues ya nos las arreglamos, pero si por allí anda mami, qué puedo decir? una fuerza sobrenatural se apodera de ti y te derrota sin miramientos y lo único que queremos es que nos apapachen, nos tengan una sopita lista, el control de la tele en la mano… Y es que entre tanto estornudo y consecuencias del mismo (para evitar decir algo como secreciones naricientas), pues pareciera que hasta sin cara nos vamos a quedar en uno de ellos, y pensándolo bien creo que igual y sí, digo se han visto al espejo en su peor momento de gripez? bueno! más de un escritor debe haberse inspirado para algún personaje de terror al verse a sí mismo en tal estado, aunque, si hablamos de escritor hombre eso si se levantó porque hay que ver cómo pueden ser de escandalosos los susodichos con cualquier dolorcito, ya no decir gripa, digo, a las mujeres también nos duele y también queremos apapachos pero de eso al escándalo y drama que pueden armar, ni qué decir, probablemente cada fémina ha tenido su encuentro cercano del 4o. tipo en estos menesteres y sepan de lo que hablo.
Total que entre achús, vitamina c, muchos líquidos y reposo no veo el momento en que este virusito malhadado (quiobo!) y democrático (porque ni se fija ‘onde vives, ‘onde trabajas, si tienes lana o no) termine de hacerme la maldad y se vaya lo antes posible a molestar al siguiente incauto –que no creo que sea nadie de mi familia con esas vueltas que me sacan por donde paso– y proseguir con su tarea de encamar gente y darle trabajo a las mamis, como la mía.🙂