Todo esto de escribir en un blog empezó siendo una especie de experimento. Básicamente la idea fue conocer y aprender lo que se requiere para compartir mucho o poco en el ciberespacio. Me gusta escribir, o creo que me gusta la idea de escribir; hay a quienes les gusta mi estilo, y sé que me siento cómoda con él (tengo como 8 lectores así que algo les ha de interesar), sin embargo no es tan sencillo.
Estuve en una ciudad por demás interesante, así que no sólo era un nuevo lugar por conocer y del cual tenía tema de conversación –o de blog–, sino también una localidad llena de actividades e individuos singulares, de cultura y conocimientos nuevos para mí… pero entonces termina esa experiencia y retorno a una cierta rutina conocida… y que se me acaba la inspiración. Dejé de escribir sólo por un par de meses, digo, tampoco es que haya pasado un año entero o algo así, y no por falta de ganas, pero es que no venía a mi mente nada relevante que pudiera compartir desde este pódium. Y entonces justamente hoy, a raíz de un correo que me respondió una profesora (por la cual me interesé en todo este tema y se ha ganado mi mayor admiración –no por convertime en blogger, pero esa, es otra historia–) es que decidí retomar y reacomodar mis ideas para continuar adiestrándome en la particular –y disciplinaria– tarea que implica escribir en un blog.
Así que ahora básicamente pretendo aportar un poquito más que sólo anécdotas, distinciones y cosas que pasan por mi mente. Ya veremos lo que resulta, pero espero que cosas buenas.😀