La semana pasada en una ida al cine para ver las novedades, resulta que se estrenaba Robin Hood. La versión más reciente, de entre tantas que han sido hechas desde comienzos del cine (muda y en 1909) y en tantos países, como Inglaterra, Estados Unidos, Alemania, Italia, Brasil, Japón y México, por mencionar algunos.

Dicho esto, podemos estar de acuerdo que es una historia por demás conocida y difundida por todo el mundo a través del tiempo –cuando menos desde finales del siglo XII, donde asumen se desarrolló la leyenda–, así que ir a ver ésta nueva versión no significaba demasiado interés para mí, pero siempre han llamado mi atención superproducciones con excelentes efectos especiales (o en este caso, actores como Rusell Crowe, Cate Blanchett y Oscar Isaac [un guatemalteco que sólo había visto en Ágora, aunque de eso me enteré después]), como ya he comentado en un post pasado, pues así fue que la vi, sin muchas expectativas y en español (😦 … fue contra mi voluntad, mi novio es mi novio pero ésta vez, por horario, tuve que darle gusto [prefiere las películas dobladas al español]).

Así que como decía, sin muchas expectativas entré… e igual salí. Aunque me parece que la producción y los actores son impecables, la historia es una versión más y no consiguió atraparme demasiado, por lo cual se sintió algo lenta y al menos por mi parte, trataba de encajar un poco lo que conocía de películas pasadas con la historia que venía desarrollándose en la pantalla. Además me daba la impresión de que Ridley Scott trataba de hacer su Gladiador medieval.

Básicamente la película trata del antes-de-Robin-Hood, o al menos antes de que fuera conocido como el forajido-roba-ricos-ayuda-pobres. Donde es parte del séquito de la III Cruzada (1189-1192), dirigida por Ricardo Corazón de León y del cual deserta por un incidente por demás desafortunado y hasta fortuito. Se topa entonces con otro incidente –de nuevo la “fortuitidad”– que lo lleva de nuevo a su tierra de mucha mejor manera de la que habría pensado. Conoce a Marian y a un hombre que le ayuda a recordar sus orígenes y así luchar por lo que cree que es justo… hasta que lo más justo es precisamente hacer lo que lo ha vuelto una leyenda.

Aún así, me parece buena recomendación para ver en el cine… ya me dirán.