He dejado un poco olvidado el escribir en mi blog, sobre todo lo referente a reseñas de películas, ya recibí un comentario acerca de mi falta de atención para quienes buscan mis recomendaciones de cine (que son como dos personas). Si bien no he dejado de asistir, hubo una temporadita en que nada se veía atractivo pero apenas llegaron las vacaciones de invierno, se multiplicaron los estrenos. Así que aunque tengo algunas opiniones pendientes, prefiero empezar con la que vi más recientemente, en este caso, RED. Por cierto, no quiero dejar pasar mis felicitaciones a quienes sean que seleccionan los títulos en español para México, puesto que ésta vez no lo cambiaron (probablemente porque red en sí ya es una palabra que da una idea muy vaga de lo que se pudiera encontrar en la cinta).

Pero pasando al tema que nos interesa hoy, procederé a platicar un poco de Retired and Extremely Dangerous (RED): un agente de la CIA retirado (claro!) tiene una vida regular en un vecindario regular y su mejor momento es cuando habla con una chica de la compañía encargada de enviarle sus cheques de pensión. Todo cambia un buen día y eso provoca encuentros con amigos y enemigos del pasado, quienes en su vida madura reconocen lo relativo de rencores de antaño y la necesidad de la acción que alguna vez fue su motivo de existencia.

Es muy entretenido ver a Bruce Willis, Morgan Freeman, John Malkovich, Brian Cox y Helen Mirren como los agentes-analistas-espías retirados haciendo gala de su experiencia y habilidades que aún funcionan con el tiempo (tanto de los personajes como de los actores), tratando de descubrir la razón de ser perseguidos y al mismo tiempo, emocionados por la idea de regresar al negocio. También aparece un Richard Dreyfuss que por poco no reconozco, y no por maquillaje sino por personaje, ya lo verán. Ah! y no todos son de los años dorados, la chica con la que Bruce Willis habla y el agente que los persigue crean unos roles que le dan la nota joven y continuidad a la historia.

Me parece una película que mantiene interesado con un guión bien escrito pero sin grandes pretensiones, que da libertad a los actores que saben lo suyo, y por cierto, que más parece que estuvieran en una reunión de amigos que trabajando. Digo, ver a Willis empuñando una pistola no es novedad, pero a una reina de Inglaterra como la versión femenina de Rambo pero con clase, no debe de dejarse pasar.

Ya está fuera de cartelera, pero en cuanto tengan la oportunidad, réntenla, la recomiendo ampliamente: acción palomera con actuaciones apreciables por su ligereza y no por su intensidad.🙂