Hacía varios días que tenía la intención de compartir algún comercial en mi blog, pero no veía ninguno realmente interesante, y hoy me lo topé casualmente y me encantó.

Debo decir que en Coca-Cola de pronto he observado algo de eclecticismo en su publicidad, pero siempre han sido trabajos de calidad. Sin embargo, en los aires de cambio de estos tiempos con productos tan similares en sus características, la publicidad, el Marketing en general, se ha vuelto cada vez más emocional, como ya alguna vez lo he comentado con comerciales previos. En ésta ocasión no sólo toman una emoción, la convierten casi en un himno a través de la mejor estrategia con la que una empresa o un producto –incluso un individuo– puede contar: escuchar a las personas. Toman un sentir general de la población mundial y lo transforman –si me permiten la expresión– en una bandera de esperanza. En algo así como un minuto y medio de Oasis.😉

Esa fue mi impresión, pero mejor júzguenlo ustedes mismos.