Después de ver la película (sin considerar las otras 4, que no he visto) puedo entender perfectamente que Natalie Portman haya ganado el Oscar a mejor actriz. Sabía por el tráiler que era una especie de drama en el que se veía una bailarina de ballet al buscar la perfección, y sabía que se hablaba de si era real o no la competencia que existía con otra bailarina. Conociendo esto, fue la elección para este fin de semana.

Definitivamente no era tan “simple” como la esperaba, me sorprendió en buena manera. Es una mirada al drama que se puede vivir detrás del telón en una puesta en escena, en este caso, del “Lago de los Cisnes”. El guión es muy bueno, tiene un suspenso muy bien manejado que te mantiene con la intriga de saber lo que en realidad está pasando. Para alguien como yo, que le gusta que todo quede en su lugar, probablemente haya un par de cosas por resolver, sin embargo, te hace pensar en la realidad que un artista vive, y pareciera que a mayor genialidad, mayor intensidad en su vida y acciones. En tres palabras diría que es angustiante, intensa y… explícita. No apta para niños y adolescentes.

No puedo dejar de mencionar a la camaleónica Natalie Portman, o la edición es excelente o ella realmente es una ballerina. Le crees completamente. Tal vez debido a la intensidad del papel es que haya decidido balancear con otros más simplistas, además de ésta película, tendrá unas 3 más por estrenarse, contando a Thor y una comedia romántica con Ashton Kutcher.

Definitivamente fue una película pensada para Oscar. Muy recomendable.