Por causas más imputables a mi computadora que a mí, no pude escribir un post acerca del día de la mujer, aunque bueno, sé que ni falta hizo, muchísima gente de cualquier parte del mundo habló del tema. Aún así quiero aprovechar el inicio de la primavera para no perder la oportunidad de comentar un par de cosas que han estado dando vueltas en mi cabeza.

Por supuesto, la semana del 8 de marzo hubo cantidad de conferencias, comentarios, películas, etc., hablando de la fuerza de la mujer, de su importancia en la historia y familia, de lo que representa… y pasaron una película acerca de la lucha de algunas mujeres en los Estados Unidos para lograr ser escuchadas y obtener el derecho al voto, lo cual me metió esas ideas en la cabeza que comenté. Nací y he crecido en una sociedad que toma en cuenta a las mujeres (o eso parece). Fui criada no pensando en que debía quedarme en casa o que no podía opinar al respecto, todo lo contrario, así que sé que soy capaz de tomar mis propias decisiones no sólo por ser un individuo con libertad, voluntad y raciocinio, sino porque no tengo además a la sociedad en mi contra sólo por el sencillo hecho de ser mujer. Creo que debemos agradecer a una gran cantidad de mujeres que a través de los años y alrededor del mundo, pagaron con su vida o a costa de su libertad el derecho inalienable al voto, a la voz, a ser parte de las decisiones de su país.

Tuve la oportunidad de conocer a mi bisabuela, una mujer nacida en 1885 que vivió la Revolución Mexicana y enviudó unos años después, quedándose sola con seis hijos (Dios es muy grande, de otra manera, no me explico cómo hizo). Cuando nacieron mi abuela e incluso mi madre, aún no existía el derecho a votar, de hecho, en más de cincuenta países ya contaban con él antes que en México. Ellas son las mujeres que me heredaron su fuerza, su carácter y por las cuales estoy hoy aquí, junto con mis hermanas. Tardío homenaje, considerando el día instituido para ello, pero mientras hay vida, hay oportunidad de hacer saber a aquellos cercanos a nosotros el amor, respeto y agradecimiento que les tenemos. Hoy es para las mujeres de mi familia.

Por cierto, clima caluroso y viento frío… así es, llegó la primavera, no sólo porque lo marca el calendario, ya los palos de rosa adornando las banquetas con sus flores color de rosa pálido (por eso se llamará palo de rosa?), anunciaron anticipadamente su llegada… es que dije que también hablaría de la primavera, y debía cumplirlo.😛