Buen trailer, se antojaba verla por curiosidad, por saber por qué un hombre que sufre un accidente de pronto se encuentra con que su vida ha sido robada… o eso me parecía.

Haciendo caso omiso a una recomendación de que era malísima, fui a verla. Debía formar mi propia opinión, además, me gusta cómo actúa Liam Neeson, y hasta me recordaba un poco su película previa –Taken, que me gustó–. Así que, armada con novio, palomitas y refresco, me dispuse a verla.

La primera mitad es salvable, claro que más por la actuación que por el libreto, aún así, todavía mantenía el misterio, pero una vez que se resolvió la duda, la película fue en picada por completo. Cualquiera de nosotros se ha dado golpes más fuertes en su vida y no por ello caímos en coma ni mucho menos perdimos la memoria, la cual por cierto, tampoco regresa si le vuelves a pegar en la cabeza, cual dibujo animado.

Podría decir más, sobre todo de ciertas escenas completamente ilógicas, pero si alguien aún está interesado en ir a verla, cualquier cosa que pueda añadir, terminará por eliminar por completo el “factor sorpresa”.

Sólo diré que la saga Bourne es excelente y suficiente; y en lo que se refiere a Desconocido (por su título en español, y cosa rara, respetaron la traducción), la recomiendo en días de renta en oferta y cuando ya se llevaron todos los estrenos.