Creo que esto de las fechas y los aniversarios de pronto se me van, aunque algo me decía que el 1 de mayo era más que el Día del Trabajo para mí. Y es que ese día escribí mi primer post, hace dos años. Ufff! y parece que fue ayer que comencé a teclear en mi computadora con un cierto temorcillo de no saber lo que hacía, y aún peor, de no saber el alcance que podría tener “hablar” a la inmensidad del cyber-espacio.

Un par de años después aquí sigo, de pronto ha costado un poco ese 10% de inspiración que tanto se necesita (y ha costado aún más esa disciplina que también falta), pero como la mayoría de las veces siento que sólo comparto una anécdota con amig@s, termina convirtiéndose en algo sencillo.

No es que tenga mil seguidores, apenas tengo unos cuantos, pero es que hago esto sobre todo para mí. Me gusta escribir, me encanta encontrar las palabras que me parecen más adecuadas a lo que intento transmitir. Creo que mucho en esta vida sería muy distinto si sólo nos sentáramos a disfrutar de lo que hacemos.

Gracias por sus comentarios –de amig@s y extrañ@s– a lo largo de estos dos años. Creo que por aquí nos veremos un buen rato más.😀