Hollywood me la pone complicada cada vez que realiza una película basada en un cómic, es decir, la puedo disfrutar y entender igualmente, pero a la hora de escribir reseñas, de pronto he necesitado de un traductor. Y creo que ésta ocasión es uno de esos casos.

Hablando de la película en sí, tiene muy buen ritmo, el guión es ligero y manejan bien las historias paralelas entre Asgard –el hogar de Thor– y la Tierra. Básicamente Thor desobedece a su padre y paga las consecuencias de ello siendo desterrado (parecería exagerado pero quién le manda provocar una guerra, además, si se supone será el nuevo rey no puede andar con caprichitos). El caso es que así es como conoce a Jane (Natalie Portman) una astrofísica que se topa con él mientras estudia auroras boreales (originalmente el personaje es una enfermera) y ahora debe probar que es digno de regresar a su hogar, con todo y super martillo.

Acompañados por S.H.I.E.L.D., un Thor muy mal proporcionado (porque no me lo proporcionaron a mí😛 ) y por supuesto, la lección del sacrificio, la película entretiene, llega a ser divertida. Los conocedores de la historia tendrán la última palabra, pero desde mi punto de vista de expectador, es una muy buena opción para ver en el cine.

100% recomendable.

P.D. Personalmente creo que salir de la sala durante los créditos es como aplaudir en el teatro cuando no es el momento… además, quienes se fueron antes se perdieron la escena post-créditos, que refiere a la siguiente película donde podremos volver a ver a Thor en acción: The Avengers.