Un comic más hecho película en Hollywood, y metiéndome nuevamente en problemas para hacer mi reseña, lo cual ya empiezo a creer que es a propósito. En fin, que ya que desconozco los detalles técnicos-biográficos de la historia (si acaso unos cuantos) dejaré eso postergado para dentro de unos cuantos días más. Por lo pronto, puedo hacer una sinopsis de la película:

Steve Rogers es un entusiasta de defender a su país en los tiempos de la Segunda Guerra Mundial, como tantos otros jóvenes, el problema es que tiene suficientes enfermedades e insuficientes habilidades físicas para ser aprobado. En uno de sus intentos, se topa con un doctor que cree que puede servir a su país igualmente y lo recluta. Cuando se da cuenta, ya está haciendo entrenamientos en una división secreta del gobierno y por supuesto que es el más débil, excepto por su gran corazón, su nobleza, su perseverancia y su deseo de ayudar a su país y a los demás (no es que me haya puesto cursi, así es el personaje); por lo que es seleccionado para ser parte de un experimento científico que hará de él un gran soldado. Y allí es cuando se pone bueno… el asunto de la historia, claro, porque comienza la fama del Capitán América, que ha sido relegado a ser un show para las masas… hasta que surge la oportunidad de demostrar su valía y se vuelve el elemento clave de las incursiones en territorio enemigo y de su némesis: Hydra.

La película es entretenida (y más le valiera, siendo la historia de un cómic llevado a la pantalla grande), cuenta con su dosis de acción, un par de buenos actores, y no olvidemos que nos prepara para “Los Vengadores”.

Aunque es un personaje de historieta, tomen nota que hay acción de guerra, para los padres con hij@s interesad@s en ir a verla. Fuera de eso, recomendable.

Para los fans, ya les compartiré opinión… próximamente.