Bueno chicos, no les voy a mentir, en ésta película hay cowboys y aliens… y extraterrestres… y apaches… y ladrones… y perros… y colibríes, en fin, tampoco voy a mentir diciendo que era una de las películas que esperaba impacientemente su estreno, sólo entré a verla porque o ya había visto las demás o no se ajustaban a mi horario; para acabarla, sala equivocada y doblada al español definitivamente no, cambio de sala y 15 minutos después, nuevamente instalada para verla.
Después de tantos tumbos, con cero expectativas de que fuera buena elección (a excepción de ver a Harrison Ford, lo confieso), debo decir que me entretuvo, punto. Por el buen trabajo de los actores, nos provocaron incluso algunas risotadas que no esperaba de una película así.

Cowboys & Aliens trata de aliens que visitan la Tierra por ahí del siglo XIX, en tiempo de cowboys y sus pistolitas. Son hostiles y raptan a los humanos por alguna razón que sólo conoce el personaje de Daniel Craig –aunque él mismo no lo sabe, pues ha perdido la memoria–, y de hecho, es el único que cuenta con un arma “misteriosa” en su brazo que puede acabar con ellos.

Ya, es todo. Honestamente no entiendo reunir a Jon Favreau y Steven Spielberg (a menos que ponga su nombre por su fascinación por los extraterrestres), Harrison Ford, Daniel Craig, Olivia Wilde (por cierto, trece llega como a un nueve, apenas), Sam Rockwell y hasta Ana de la Reguera en una historia que bien se pudo quedar en el cómic (sí, es un cómic, recién me entero al hacer mi investigación pre-redacción de ésta reseña). Creo que la sala estaba casi llena más bien por curiosidad –o porque conocen el cómic–. Decir algo más es contar toda la película (que de por sí el tráiler ya decía bastante).

En resumen, pueden ahorrarse la entrada o entrar y entretenerse bajo su propio riesgo.

Buenas palomitas!😀