Comentario para mis dos fans de mis reseñas cinematográficas: Ésta vez me la pusieron difícil. No me interesaba en absoluto ir a ver ésta película, peeeerooo, dado que tengo un buen amigo que es aún más cinéfilo que yo y que se le da bastante bien esto de la escritura, se me ocurrió invitarlo para que me diera su opinión o lo que es lo mismo, hiciera mi reseña.😀

Así que aquí la comparto:

El Planeta de los Simios (R)Evolución
(o más bien, “El origen del planeta de los simios”, según su título en inglés)

Entretenida y con muy buenos efectos especiales, esta nueva versión cinematográfica inspirada en la novela de Pierre Boulle (1963), engrosa la lista de “remakes” y de películas que buscan los orígenes de héroes del comic y series de televisión de los 70´s y 80´s.

Si le hacemos al filósofo un rato, de la trama de la película podemos entresacar dos temas: los límites éticos de la investigación científica y la “hominización” de los simios (llámense gorilas, chimpancés, changos, orangutanes y similares).

Sobre el primero de ellos, los límites éticos de la investigación, el tema es abordado cuando el genetista Will Rodman (interpretado por James Franco) justifica emotivamente el uso experimental y sumamente arriesgado de una droga en seres humanos (usándola en su propio padre) porque promete curar en el futuro enfermedades como el Alzheimer. Además, se pone en evidencia el maltrato que puede llegar a darse en animales en la experimentación, sobre todo en las escenas donde los simios son maltratados en el “refugio” (que me recordó más la serie “Prison break” :s) por un despiadado y sádico personaje interpretado por Tom Felton (Draco Malfoy en Harry Potter).

Sobre el segundo tema: la hominización de los simios, se hace un uso del “dogma darwiniano” pero a la inversa, para justificar la transformación de simios (con un ADN no perteneciente a la especie humana) en seres inteligentes –y hasta superiores al hombre- por el uso de una droga.

La película termina con el anuncio explícito de una secuela, que esperamos sea mejor.

Definitivamente no se trata de cine de arte, ni con intereses educativos. Se trata de una buena cinta de entretenimiento. Para disfrutarse con una palomitas recién salidas y en una macropantalla.
Roberto Y.