Segunda reseña a comentar medio tarde a la que hice referencia antes, pero igual, sigue en cartelera así que también va:

Comedia romántica de enredos, que trata las vicisitudes que se viven en el amor a todas las edades y en todas las situaciones, sin importar que te creías un esposo estable, un soltero conquistador experto o un adolescente enamorado. Las mujeres no se quedan atrás, bien sintiéndose en la necesidad de la atención que su marido olvida darle, pensando en un futuro que él no tiene contemplado o intentando ser notada por el hombre amado, aún cuando sea totalmente inapropiado.

“A los cuarenta y tantos años, el recatado Cal Weaver (Steve Carrell) está viviendo un sueño –buen trabajo, bonita casa, grandiosos hijos y un matrimonio con su amor de secundaria–. Pero cuando Cal se entera de que su esposa, Emily (Julianne Moore), lo engañó y quiere el divorcio, su vida “perfecta” rápidamente se desmorona. Peor todavía, en su actual mundo de soltero, Cal, que no ha tenido una cita en décadas, se deja ver como el arquetipo de un perdedor. Ahora, al pasar sus tardes libres solo en un bar local, el desafortunado Cal se vuelve el protegido del guapo treintañero Jacob Palmer (Ryan Gosling). En un esfuerzo por ayudar a que Cal supere a su esposa y empiece a vivir su vida, Jacob le abre los ojos a nuevas opciones: mujeres coquetas, tragos de hombre y un sentido del estilo que no puede encontrarse en tiendas regulares. Cal y Emily no son los únicos buscando el amor en los que podrían ser lugares erróneos: el hijo de 13 años de cal, Robbie, está enamorado de su niñera de 17 años, Jessica, que a su vez está enamorada de Cal. A pesar de la transformación de Cal y todas sus nuevas conquistas, la única cosa que no puede cambiar es su corazón, que parece llevarlo otra vez a donde comenzó.” Dice Cinépolis, y confieso que no lo pudieron explicar mejor, así que por eso transcribí su reseña, aunque olvidaron mencionar que Jacob también experimenta un cambio de vida que no veía venir… complicando aún más la existencia de Cal.

Amar o no amar, esa es la cuestión… o tal vez sólo es cuestión de encontrar a la persona indicada y sencillamente no dejarla ir.

Aunque el guión entretiene, éste tipo de películas son y serán por lo general muy predecibles, por lo cual se llega a recurrir a un desfile de actores como Steve Carrell, Julianne Moore, Ryan Gosling, Emma Stone, Kevin Bacon (y participaciones de Josh Groban y Marisa Tomei), no que no se aprecie, pero bueno, en general es una buena opción para ver en el cine.

Buenas palomitas!