Estreno anunciado, boletos comprados desde el lunes para la premiere del jueves –o más específicamente, de las 0:00 hrs. del viernes–. Desafortunadamente, la sala con asientos numerados ya estaba vendida, por lo que nos resignamos a tener que hacer fila, un par de horas antes, no?, pensamos. A las 10 de la noche llegamos y nos dimos cuenta que la línea para entrar estaba cerca de la puerta… pero del acceso al cine! No estábamos muy dispuestos a arriesgarnos con los lugares por lo que ajustamos nuestras antenitas de vinyl y mediante unos movimientos estratégicos que implicaron una nueva compra-venta de boletos, no tuvimos que hacer más filas y esperamos cómodamente sentados en la sala durante 1.5 horas a que comenzara la película… motivo de este post.

Pues bien, después de Los Vengadores, Iron Man, o mejor dicho Tony Stark, está envuelto en una especie de frenesí creativo mientras Pepper se hace cargo de la compañía. Imagen

Entretanto, hay un nuevo enemigo, El Mandarín que le declara la guerra al mundo, afortunadamente, el mundo cuenta con Iron Patriot (sí, Patriot, no Man). Como es usual, Estados Unidos y el respectivo presidente son los que están en peligro y El Mandarín está en el medio, en el Medio Oriente, claro. O eso creen. Adicionalmente, algo más está sucediendo relacionado con tecnología desconocida y explosiva que nos obliga a regresar en el tiempo para comprender todo lo que está ocurriendo en el presente.

Con más drama que acción, es una buena película con efectos impecables aunque conocidos, escenas impactantes, entretenidas, divertidas y un par de situaciones que no te esperas. En cuanto al elenco, repitiendo Robert Downey Jr., Gwyneth Paltrow, Jon Favreau y las “caras nuevas” de Guy Pearce y Ben Kingsley.

Acerca de si la película gustó o no, debo decir, no estoy segura si es la expectativa que genera una tercera entrega o que en general sencillamente nos quedó a deber. Ya me lo dirán en cuanto la vean.

En resumen: un must de cine de primavera

Buenas palomitas!🙂